0

REFLEXIONES HOLÍSTICAS: Zafín y Piola (Cuento de Rocío Marín Lasanta)

Zafín y Piola habían decidido un día vivir juntos. La idea les pareció estupenda porque se querían un montón y así podrían compartir más tiempo.

En la cueva en la que se instalaron habían ido poniendo todas sus comodidades: el gran sillón del elefante, la pequeña mecedora de la hormiga, una zona de ducha enorme para el elefante, una zona de laberintos de despensa para hormiga… y dispusieron un lugar muy acogedor para su pelota. A ambos les encantaba cuidar de ella y jugar con ella y cada día la miraban con ilusión y llenos de admiración.

En los primeros tiempos todo había sido maravilloso. Y luego las cosas habían cambiado: la hormiga comenzó a cansarse porque era una cueva demasiado grande para ella y el elefante comenzó a agobiarse porque era una cueva demasiado pequeña para él. Al estar disgustados comenzaron a molestarles situaciones que al principio les parecieron normales: el elefante hacia mucho ruido cuando se limpiaba la nariz según la hormiga y la hormiga hacia muchos caminos en la cueva para ir ordenados según el elefante. Al estar molestos se criticaban lo que hacían y el elefante exigía que la hormiga cambiar ay la hormiga exigía que fuera el elefante el que cambiase.

  • Yo siempre he sido así, ya no me quiere –pensó un día el elefante.
  • Yo siempre he sido así, ya no me quieres –le dijo la hormiga al elefante.

La cueva se llenó de reproches, de caras largas, tristeza, mal genio y la pelota pensó: Ya no celebran mis botes y rebotes, ya no salimos a jugar y reír, ya no me quieren.

Tristes y pensativos estaban el elefante y la hormiga y se sentaron a hablar de las diferencias que los estaban enfrentando: el elefante necesitaba un espacio abierto y grande para sentirse bien y la hormiga uno cerrado y pequeño. Había sido una experiencia muy bonita hasta que dejó de funcionar ahora iban a decidir separarse.

La pelota tembló: ¿Y si se van me quedo sola?, ¿Que va a pasar ahora conmigo?

Los dos le explicaron con cariño que siempre iba a ser igual de querida por ellos y que estaría un tiempo con cada uno porque iban a vivir en dos casas distintas.

Y así la pelota era cuidada por los dos. Con el elefante iba y saltaba, corría, volaba por el aire, nadaba, recorría el mundo… Y con la hormiga iba y reía de tanta cosquilla, escuchaba el sonido del interior de la tierra, se orientaba en los laberintos subterráneos…

Algunas veces la hormiga le decía al elefante que era un poco bruto y que lanzar a la pelota tan lejos podía ser peligroso. Algunas veces el elefante decía de la hormiga que era demasiado casera y que no aprender del exterior podía ser peligroso.

Cuando la pelota escuchaba estos comentarios se quedaba confundida: ¿era peligroso? Otras veces se enfadaba: ¿La ponían en peligro? Otras veces ya no quería contar lo que hacía con cada uno de ellos para evitar escuchar los riesgos que corría. Ella era feliz con los dos, hacía actividades ¡tan diferentes y divertidas!,¡se sentía tan querida y protegida por ambos! Al dejar de contarles y expresarles al elefante y a la hormiga, éstos se preocuparon por el cambio de comportamiento y fueron a consultar a la sabia tortuga.

La tortuga los miró, los escuchó, reflexionó y dijo: ¿habéis pensado que la pelota necesita saltar y jugar con el elefante porque de ahí recibe fuerza, el vuelo, el rebote, para llegar hasta más allá de lo que ve? ¿habéis pensado que la pelota necesita suavidad de rodar, las cosquillas ligeritas y la escucha de la tierra para llegar hasta lo profundo de su ser? ¿habéis pensado que lo que cada uno de vosotros le da es único y necesario para que disfrute de todo lo que necesita y no la mitad? Si sólo tiene una parte pierde su redondez y su forma de rodar será a trompicones y fallando con sus botes picados el objetivo de su trayectoria. Ahora os toca reflexionar a vosotros.

El elefante y la hormiga deseaban que siguiera siendo redonda y preciosa para que su rodaje fuese fácil exitoso. Sintieron que ente los dos hacían el complemento perfecto.

Verdaderamente, la pelota es muy muy redonda y disfruta cada día de su redondez.

Rocío Marín Lasanta

Anuncios
0

PSICOMOTRICIDAD EN VERANO 2018

 

 

Hola familias!

Ya llega el verano y aquí os dejamos el Taller de  Psicomotricidad Vivenciada que hemos preparado para Julio.

Fechas: Del 9 al 20 de Julio con la posibilidad de apuntarse semanas sueltas.

Horarios: De 10:30 a 13:30 de la mañana, de lunes a viernes.

Destinatarios: Niños y niñas de 3 a 12 años.

Programación de las sesiones:

10:30-11:00 Bienvenida y ronda inicial: repaso de las normas

11:00-12:20 Sesión de Psicomotricidad Vivenciada

12:20-12:30 Almuerzo

12:30-13:15 Talleres de simbolización de la sesión: Plastilina, pintura de dedos, marionetas, sombras chinescas, barro…

13:15-13:30 Despedida y ronda final

Precio: el precio por semana es de 75 euros y 150 el taller completo

Profesionales que  lo impartimos:

Sonia Gomez de Segura, Pedagoga y Psicomotricista Terapéutica.

Lola Hernández, Psicomotricista Terapéutica.

Ana Fernández Hurtado, Educadora y Psicomotricista Terapeútica.

Ayudante: Mercé Aisa

Necesario traer ropa cómoda, calcetines y algo de almorzar.

“La sala de psicomotricidad le permite al niñ@ moverse y descubrir sus posibilidades y limitaciones, así como ir incorporando las normas  básicas de convivencia, el respeto y la capacidad de convivir con la diferencia que representan los otros.”

Un abrazo muy grande a tod@s y hasta prontito.

Teléfono de contacto: 669921168

Ana Fernández Hurtado

0

TALLER DE PSICOMOTRICIDAD VIVENCIADA, NAVIDAD 2015-2016

HOLA A TOD@S:

    Estas Navidades 2015/2016  quiero volver a ofreceros el Taller de Psicomotricidad Vivenciada para niños y niñas de entre 3 y 12 años. El año pasado no pudo ser, pero éste, con la colaboración super especial de Lola Hernández, amiga y Psicomotricista, con gran experiencia en terapia con niños con algún tipo de discapacidad,  nos volvemos a lanzar a la aventura de compartir con los niños y niñas 3 horas durante 6 mañanas en Navidad.

      Cómo ya sabéis algunos, se trata de un espacio abierto a niños y niñas de diferentes edades, distinto del espacio de Terapia, dónde intentaremos disfrutar con ellos y dónde nuestro OBJETIVO FUNDAMENTAL  es  permitir al niño estar cómo está y desde dónde está, para poco a poco ir vivenciando el encuentro con el resto de niños, de manera respetuosa y teniendo en cuenta lo que cada uno necesita.

     Es un objetivo ambicioso dónde solemos encontrarnos dificultades que entre todos vamos resolviendo intentando hacerlo  desde el respeto  y la aceptación.

FECHAS Y HORARIO
28, 29 y 30 de Diciembre; 4 y 5 de Enero.
Mañanas  de 10:30h a 13:30h
Niños y niñas de 3 a 12 años

CARACTERÍSTICAS
Psicomotricidad vivenciada
Talleres para expresarnos (pintura de dedos, marionetas, danza..)
Masaje sensorial

Precio: 75€ los 5días de 10:30 a 13:30h.

 

“A través de sus propias vivencias en la Sala de Psicomotricidad van descubriendo lo que les rodea y tomando consciencia de sus capacidades y sus limitaciones, y van encontrando respuestas a cómo desenvolverse en su entorno”. 

 

IMPARTEN
Ana Fernández Hurtado (Educadora Y Psicomotricista en Educación, Reeducación Y Terapia)
Lola Hernández (Pedagoga, Psicomotricista y Educadora en Masaje Infantil)

CONTACTO
Ana: 669 92 11 68